VENTA EN CONSIGNACIÓN

ALGUNOS CONCEPTOS PARA COMPRENDER LA VENTA EN CONSIGNACIÓN

Podemos entender el concepto de consignación como un traspaso temporal de un producto o mercancía, para que un intermediario o vendedor directo la custodie hasta tanto esta sea vendida, o sea regresada a su origen.  La figura por la que se materializa un acuerdo de este tipo es la del contrato de consignación, y para su elaboración se debe poner de manifiesto, el arreglo común de los puntos que lo componen.

La consignación una herramienta para ampliar el campo de ventas

Un aspecto bastante abordado sobre este tema tiene que ver, con la posibilidad de que a través de esta modalidad de ventas, el propietario de los productos pueda disponer, de una red de distribución mucho mas amplia, para ello usara los servicios de los intermediarios que se encargaran de realizar todo el proceso de venta con los clientes.

Bajo esta figura, en el acuerdo que se realice se establecen unos plazos para la entrega de los productos, y de acuerdo a estas instrucciones el propietario que también es conocido como consignador o consignante envía sus productos para su custodia y venta al intermediario, que también se conoce como consignatario.

Manejo de las mercancías

En cuanto al manejo de las mercancías hay varios aspectos que hay que anotar:

  • Legalmente las mercancías siguen siendo de propiedad del consignador, por eso se habla de una custodia hasta la venta, en el caso del consignatario, esto significa que este se hace responsable de estos productos hasta finalizada la operación de venta.
  • En aquellos casos en que un lote de productos no puede ser vendido, el intermediario tiene la potestad de regresar los productos a su origen, especialmente si son productos que no tienen caducidad y que pueden ser objeto de operaciones comerciales en otros espacios.
  • El consignador es quien esta a cargo de todo lo relacionado con la logística y transporte de los productos hacia el intermediario, y de igual manera, cualquier daño que se produzca en el transito de estos productos no es responsabilidad del consignatario.

Podríamos decir que la facturación sobre los productos, es realizada en el momento en que estos son comercializados, y no en el momento en que se transfiere la posesión de una parte a otra.

El proceso de venta

Hay que tener en cuenta que para el proceso de venta, el único que pone en riesgo su capital es el consignador, ya que la propiedad de la mercancía sigue siendo de el, el vendedor se remite exclusivamente a lograr los mejores volúmenes de venta, porque de ello dependen sus beneficios económicos.

Gracias a esta característica de este negocio, esta modalidad es mucho mas factible para aquellas personas que no tienen recursos de arranque, o que no disponen de una infraestructura para mantener existencias de productos a la venta, por ejemplo una tienda online puede ser un ejemplo de ello.

Los resultados que se obtienen del proceso de venta, son también un acuerdo establecido por ambas partes y que esta estipulado en el contrato de consignación.

Artículos sugeridos:

Tags: No tags

Leave a Comment